lunes, 22 de agosto de 2005

Espinita 032: Lenguaje poético

20050822lenguajepoetico

En algún momento me di cuenta de que X, que es como una niña pequeña, hablaba de una manera especial, cambiando el orden de las palabras (el orden cambiando de las palabras), me imagino que explorando el lenguaje. Supongo que al elaborar sus diálogos inconscientemente fui aplicando todo lo que me enseñan mis hijos al crecer; cualquiera que tenga hijos, o que trabaje con niños, o que sea listo y los observe, se da cuenta de estas cosas. Una vez que entendí lo que le pasaba a X, me puse a pulir frases y reordenar muchas historias para que su crecimiento y sobre todo el desarrollo la serie tuvieran más lógica. Al menos estos cambios, y otros, ocurrieron antes de empezar a publicar Espinita, y es otra cosa más que me confirma que los personajes, en cualquier medio, crecen y cambian (no hay que ser un genio para darse cuenta de esto) y que es mejor no definirlos de manera rígida desde el principio (como se hace de hecho muchas veces, escribiendo la biblia de la serie), estar atento a sus desarrollos.

Todo esto supone creer que los personajes están vivos; hay temporadas en que los guiones fluyen mejor si, como los niños, distingues realidad y ficción pero juegas a dejarte llevar confundiéndolos.

> Ver la historia

2 comentarios:

Rolando (r°CkO) dijo...

Un excelente articulo sobre lo que significa crecer, evolucionar y esos minimos detalles que hacen mas alegre la vida.
Apenas lei un par de comics de "espinita" y la verdad me impactaron los dialogos, los puede disfrutar un niño o un viejo con todos los años encima.
Filosofia, ingenio, sarcasmo... mezclados con ese excelente entorno grafico, son un lujo que no podia dejar de mencionar.

En mi blog, hago un articulo referido al comic "TESOROS" leido hace un par de dias. Tambien te enlazo con un boton que te acabo de hacer, espero no te moleste.

http://rocko.blogia.com
Saludos y de verdad espero sigas adelante en este proyecto que es alucinante.

jose dijo...

Rolando, en tu blog comparas mi historia tesoros con una tira de Calvin y Hobbes, que es, efectivamente, en la que me basé, y me dedicas unos comentarios muy positivos: gracias. Por otra parte, me has acabado de empujar a intentar hacer una nueva versión de esa historia, lo que también te agradezco.