miércoles, 8 de agosto de 2012

Espinita 097: 10 comentarios a Paisaje y esfera pública

En 2008 participé con un texto en el libro Paisaje y esfera pública, editado por Orlando Franco y Mariano de Santa Ana y publicado por el Centro Atlántico de Arte Moderno y la Demarcación de Gran Canaria del Colegio de Arquitectos de Canarias. Mi texto -para el que tuve libertad absoluta, ¡gracias!- fue un resumen de intenciones del proyecto fotográfico Al Sur, en ese momento aún sin terminar.

Paisaje y esfera publica Pagina 0 

Cuando me llegó mi copia del libro fui leyendo los 122 textos más los proyectos plásticos (fotos, sobre todo), subrayando, tachando, escribiendo anotaciones, pintando un poco algunas páginas. Algunas de las notas que tomaba me parecieron frases o ideas propios de los personajes de Espinita, así que los dibujé aquí y allá en márgenes de páginas.

 Paisaje y esfera publica Pagina 1 
Paisaje y esfera publica Pagina 3 | Paisaje y esfera publica Pagina 11 | Paisaje y esfera publica Pagina 312 Paisaje y esfera publica Pagina 186  y 187 

Al final, los comentarios de estos personajes son mis partes preferidas del libro. Pensé en hacer algo más amplio, una revisión de todos el libro Paisaje y esfera pública, pero con demasiados textos de empresarios, políticos e incluso arquitectos solo había posibilidad de comentarios muy amargos.
Lo que sí he ido haciendo es utilizar algunos de los textos como punto de partida o como otro elemento más de proyectos fotográficos:

Abadía, la ciudad invisible de Cristina :: Eberhart Bosslet. Intervenciones :: ¿Se puede construir el paraíso? :: El Confital. diciembre 2010 :: Recorriendo Las Palmas

Pensando en escribir y dibujar algo del cómic Espinita, un email de Mariano de Santa Ana me decidió a pasar a limpio estas microhistorias de los márgenes del libro.

Diez comentarios a paisaje y esfera publica 

- Ir a la historia Espinita 097: 10 comentarios a Paisaje y esfera pública


Las citas 
Los textos son citados en virtud del Artículo 32 de la Ley de Propiedad Intelectual. En cualquier caso, si algún autor prefiere que ignore su texto, solo tiene que pedirlo y lo fulmino en menos de lo que se tarda en decir suculún. 

.